Carbono

Carbono
Tiene propiedades mecánicas similares al acero y es tan ligera como la madera o el plástico. Su resistencia es casi 3 veces superior a la del acero, y su densidad es 4,5 veces menor.

Cada filamento de carbono es la unión de muchas miles de fibras de carbono. Un filamento es un fino tubo con un diámetro de 5–8 micrómetros y consiste mayoritariamente en carbono.

La estructura atómica de la fibra de carbono es similar a la del grafito, consistente en láminas de átomos de carbono arreglados en un patrón regular hexagonal. La diferencia recae en la manera en que esas hojas se intercruzan. El grafito es un material cristalino en donde las hojas se sitúan paralelamente unas a otras de manera regular. Las uniones químicas entre las hojas es relativamente débil, dándoles al grafito su blandura y brillo característicos. La fibra de carbono es un material amorfo: las hojas de átomos de carbono están azarosamente foliadas, o apretadas, juntas. Esto integra a las hojas, previniendo su corrimiento entre capas e incrementando grandemente su resistencia.
Especificaciones: 
  • Elevada resistencia mecánica, con un módulo de elasticidad elevado.
  • Baja densidad, en comparación con otros elementos como por ejemplo el acero.
  • Elevado precio de producción.
  • Resistencia a agentes externos.
  • Gran capacidad de aislamiento térmico.
  • Resistencia a las variaciones de temperatura, conservando su forma, sólo si se utiliza matriz termoestable.

Últimos productos con esta tecnología